DIVERSAS       

Todos los artículos publicados en este sitio, así como las obras musicales, están debidamente registrados y protegidos en el  Instituto Nacional del Derecho de Autor   de la SEP y conforme a la   Ley Federal del Derecho de Autor , por lo que queda prohibida su reproducci ón total o parcial por cualquier medio para fines de lucro o comerciales. Únicamente para uso rigurosamente personal, cultural o educacional podr án emplearse libremente.


Índice general Poesías



             Índice DIVERSAS




      Autor: Luis Castro Pérez
       4lcastro9@gmail.com
      Morelia, Mich. México




























































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































































       ¿DÓNDE ESTÁ DIOS?

Dos niños con el rostro de agonía,
agobiados de ruina y desencanto,
sin pan y sin hogar y sin un manto
los ví dormir en el portal, un día.

Vuelvo la cara al sol con rebeldía
y lanzo un grito horrendo con espanto:
¿En dónde está ese Dios que dicen santo,
el justo y bueno de la eucaristía?

Medito entonces que en el mundo cuánto,
cuánto inocente que la vida hastía
paga tributo injusto con su llanto.

Y al ver la iniquidad, con energía
lanzo un horrendo grito con espanto:
¿En dónde está ese Dios?... Es fantasía.

Índice general Poesías                                   inicio diversas

       ¿FELIZ NAVIDAD?

                       I

Salió aquel hombre al comenzar el día,
¡La garra al frente, el odio por delante!
¡dispuesto a aniquilar al semejante!
¡hecho un guerrero con fatal porfía!

Montando en su corcel de egolatría
¡robó a quien pudo con afán mercante!
¡mató inocentes en aquel instante!
¡sembró el rencor en donde no lo había!

Nunca fue justo ni jamás galante
y en aquella salvaje travesía,
sólo buscó riquezas arrogante.

¡No tuvo compasión del que moría
y convertido en colosal maleante
fue portador ideal de hipocresía!

                       II

Llegó Diciembre y el invierno andante,
y asqueado el hombre de su cacería,
retornó a la morada en que vivía
caridad predicando... ¡qué desplante!

Y aquel que aniquiló a su semejante,
volvió con villancicos de alegría
y cánticos de paz... ¡vaya osadía!
deseando bienestar... ¡vaya farsante!

Pasó la Navidad... su fantasía...
su espíritu de paz... ¡calló el cantante!
¡murieron los anhelos de armonía!

Y aquel de beatitud disimulante,
salió de nuevo, al comenzar el día,
¡dispuesto a aniquilar al semejante!

Índice general Poesías                                   inicio diversas

             MATEMÁTICAS

Desde el fondo concreto de lo abstracto,
erigida con signos y ecuaciones,
con tu entero, fracción, pares o nones,
dejaste al mismo Dios estupefacto.

Sin nada en las galaxias tan exacto,
gravitación de todas las razones,
la ley del todo tus operaciones
el universo explican ipso facto.

Maravillosa y mística armonía
de números, figuras y teoremas,
donde el error no cabe ni cabría.

La perfección y exactitud supremas
que al instinto pensante desafía,
se convierten en mágicos poemas.

Índice general Poesías                                   inicio diversas

             ERRANTES AGUAS

Errantes aguas que el paisaje adornan
somos en esta vida, como el río:
aguas viajeras que sin albedrío
se van, se pierden y jamás retornan.

Lo hermoso dura mientras van enfrente
aquellas aguas que los ojos vieron,
porque de ésas que vienen o se fueron
no se ocupa en lo mínimo la mente.

Así es la vida, mística o vacía,
todo o nada, según sea su presente,
porque el difunto vive solamente
hasta que muere el que lo conocía.

Índice general Poesías                                   inicio diversas


      NADA HAY PEOR EN LA VIDA

Nada hay peor en la vida que la vida,
por eso es mi deseo cuando muera
regresar al estado que antes era:
Una nada serena y no sufrida.

¡Cuánta tranquilidad la nada anida,
sin nadie que perturbe su manera,
sin nada que una nada ya no fuera,
ausente del pesar y de la vida!

La vida exige muerte, es un tributo,
la muerte sin piedad va poseída
repartiendo dolor, martirio y luto.

A la nada volver quiero enseguida,
porque estoy convencido en absoluto
¡ Nada hay peor en la vida que la vida!

                           Noviembre de 2010

Índice general Poesías                                   inicio diversas


tumba

Índice general Poesías                                   inicio diversas

     SEÑOR, NADA TE DEBO

Señor, nada te debo, ¿qué me cobras?
ni intentes cuando muera hacerme un juicio:
tu paternal amor es tan ficticio
que en esta vida para mí tú sobras.

Parece que patético maniobras
para que abunden la maldad, el vicio,
dolor, enfermedad y sacrificio:
porque así de malvadas son tus obras.

No escuchas del que llora sus plegarias
ni tienes compasión de nadie a veces
con tus indiferencias lapidarias.

Si todo es por tu cielo...¡cuántas heces
del amoroso padre tan contrarias,
que ni ser dios ni padre te mereces!

Índice general Poesías                                   inicio diversas


               SOY

Brisa de otoño con olor a invierno
en un atardecer que se anochece;
árbol que se deshoja y palidece,
camino para el viaje sempiterno.

Historia escrita que llenó el cuaderno
de un destino que a nadie pertenece,
barca que se alejó de lo que fuese
aquel comienzo colosal y tierno.

Mortal viajero de maletas hechas,
que con mi senda casi caminada,
mis ilusiones fueron satisfechas.

Historia escrita casi completada,
que cantando recuerdos con endechas,
¿qué queda por hacer?... ¡ya casi nada!

Índice general Poesías                                   inicio diversas


      FRASES DE SILENCIO

A veces, en la noche solitaria,
pregunto a mi destino con empeño
si acaso mis anhelos y mi sueño
son sólo una visión imaginaria.

Yo sueño en la fortuna necesaria
para tener un porvenir risueño,
y anhelo una mujer, a quien diseño
mi vida y una gloria extraordinaria.

Y miro un horizonte que me esconde
la dicha y el placer que me sentencio
¡y aquello que soñé me corresponde!

Entonces, con la noche yo presencio
cómo el destino mudo me responde
con sus sapientes frases de silencio...

Índice general Poesías                                   inicio diversas


         RECUERDOS

Quise subir al templo de la fama,
pero el arduo sendero del calvario
que me guiaba engañoso y solitario,
¡fue un espejismo y de ilusiones flama!

Pretendí la quimera que embalsama
la esperanza de ser lo imaginario:
¡ilusiones que fueron un santuario,
pues en ellas creí, como en quien se ama!

Sin embargo, seguí mi trayectoria,
como el astro que vaga ciegamente,
¡buscando con afán la eterna gloria!

Y al pasar del ayer hasta el presente,
todo se fue enterrando en la memoria
¡en recuerdos y en sueños... solamente!

Índice general Poesías                                   inicio diversas


    SÓLO UNA COMPAÑERA

Sólo una compañera tengo mía,
¡una sola me es fiel y no me engaña!
¡sólo una en mis tristezas me acompaña
con su amable y perene compañía!

¡Sólo una compañera en mi alegría
conmigo canta con su voz huraña!
¡Es ella la que nunca me regaña
si la llego a tratar con ironía!

Cuando vago sufriendo una querella
y una traición que el alma me desgarra,
encuentro dulce alivio... ¡sólo en ella!

Amiga inseparable de la farra
que me acompaña en mi canción más bella:
sólo una compañera...¡Mi guitarra!

Índice general Poesías                                   inicio diversas

      TRES GUITARRAS

Tres guitarras cantaban en la noche
a la novia adorada que dormía,
y sus mágicas notas, al derroche,
entonaban preciosa melodía.

Tres guitarras gozaban su desvelo
tañendo sus endechas a la amada,
que en sus sueños románticos, al cielo
llevábanla, imagino, transportada.

Tres guitarras, tres voces y una queja
y al fondo las maracas susurrantes,
que anhelaban llegar tras de la reja
derramando su sarta de brillantes.

Tres guitarras en plácida rondalla,
cuyas voces murieron plañideras
como mueren las olas en la playa,
como muere un rumor en las praderas.

Índice general Poesías                                   inicio diversas

            UN NIÑO

Era un remanso de alborada andina,
era el travieso corretear de un río,
era el inocuo y tímido atavío
de la flor que no agrede con su espina.

Era una gota limpia y cristalina
de una lágrima pura del rocío,
era la luz radiante del estío,
era la libertad de golondrina.

Era la gracia impar de mariposa,
era un amor inmenso y un cariño
en una ingenuidad maravillosa.

Y todo aquel conjunto como aliño
de alguna voluntad esplendorosa,
se transformaron juntos en un niño.

Índice general Poesías                                   inicio diversas

     A  MORELIA

             I

Va la niña
coqueteando muy traviesa...
y se aliña
la criatura,
que procura
colocarse en su cabeza
de princesa,
su fantástico listón de lado a lado!

Una inmoble comisura
¡Fascinante!
¡Sin embate!
parte en dos a la galante
colonial ciudad del ate.
Sur y norte.
¡Y una calle que se traza
con el porte
majestuoso de la novia que se casa!:
¡La perpetua Calle Real que se despliega
del oriente hasta el poniente,
como alfombra palaciega
por do avanza
refulgente,
por la bruta lontananza,
del Punguato hasta el Quinceo,
presumiendo un coqueteo
comburente,
luminoso siempre Febo!

¡Y la niña
que se aliña,
colocando en su cabeza
¡qué traviesa!
su fantástico listón de lado a lado!

             II                                                 inicio diversas

Ya la niña
sus ropajes escudriña.
¡Y se ha puesto,
por supuesto,
el vestido que la vuelve más hermosa,
el sensual color de rosa!

Alborada.
Y en la bárbara ecuación del horizonte,
canta el monte,
displicente,
en su augusta lejanía,
la llegada
recatada
del naciente
promisorio nuevo día.
Un bostezo despereza
al tranquilo y mudo valle,
Valle de Guayangareo.
Y al vestirse, ¡Qué sorpresa!
¡Qué detalle!
¡Qué coqueto devaneo!
¡Que se ha puesto,
por su puesto,
el vestido que la vuelve más hermosa:
su cantera
callejera
de tapiz color de rosa!

             III                                                 inicio diversas

Y la niña...¡Sueña, sueña,
con ser dueña
de magnífico palacio!
¡Y soñando
que es la reina del espacio,
en ficticio y grave bando
y supuestos parabienes,
se ha ceñido hasta las sienes,
¡Majestuosa!
¡Respetuosa!
¡Juguetona!
su fantástica corona!

Por allá por el poniente,
donde el Sol su ocaso tiñe,
mi ciudad formal se ciñe
reverente,
contundente,
su magnífica corona!
¡Y le entona
con las rubias acuarelas del celaje
y sus cantos de silencio tan sonoros,
un crepúsculo de amores al paisaje!
¡Impecable!
¡Formidable!
¡Colosal!
¡Es la gran Plaza de toros!
¡Es la gran Monumental!

¡Y la niña que se ha puesto,
¡Vaya gesto!
¡Majestuosa!
¡Deleitosa!
¡Juguetona!
su magnífica corona!

             IV                                                 inicio diversas

Si la niña quiere flores,
si a la niña se le antoja,
¡Que las coja
sin temores!
¡Y que escoja
las mejores,
las más finas!

Capuchinas:
¡Un romance vespertino
del destino,
que en la noche
¡Qué derroche!
es la dulce y suave nota
que arrebata,
que alborota,
de canción de serenata!

Y las Rosas:
que a su tálamo convida
de por vida,
a su rígida pareja,
al fastuoso y cantarín Conservatorio,
desposorio
de grandezas y leyendas
fabulosas.
Intercambian sus ofrendas:
¡Con sus flores estupendas,
deliciosas,
lo corteja,
mientras canta la pareja
conyugal
su concierto musical!

Soterraña,
que se esconde
melancólica y huraña
por atrás de la Merced,
corresponde
con la diáfana sonrisa
que improvisa
su infinita soledad,
al piropo de la brisa
que acaricia
la delicia
que matiza
su total tranquilidad.

Una añeja tradición: Villalongín,
que en el centro, de rodillas,
orgullosas de sus senos
tan morenos,
al igual que sus mejillas,
una fuente
confidente
de las frágiles y verdes hojarascas:
¡Las tarascas!
¡Qué entusiasmo
de volar de mariposas,
fabulosas,
que se vuelven un orgasmo
de absoluta libertad!
Y sus parques y plazuelas,
centinelas
del festín de vegetales,
de arboledas,
en sus lacias alamedas
¡Colosales!

Si la niña quiere flores,
si a la niña se le antoja,
¡Que las coja
sin temores!
¡Que decore los contornos
de su casa,
con los mórbidos adornos
de la plaza!

             V                                                 inicio diversas

Es de noche.
Y la niña juega, juega,
nocheriega,
con sus luces de bengala
que regala
con cuajado ramillete
¡Que banquete!
de sus chispas disgregadas,
¡Brincotonas!
¡Juguetonas!
Vislumbradas
en la alfombra
de su sombra.
Y a lo lejos
sus reflejos
¡Qué fantásticos se ven!

Es de noche.
Y al subir Santa María,
¡Qué brutal coreografía,
recreativa,
desde arriba
se avizora!
¡Simplemente encantadora!

Es que ahora
la ciudad prendió sus luces
y parece
que florece
como raro firmamento.
¡Se cayeron las estrellas!
Las centellas
disgragadas
como cuento de las Hadas.
¡Y a lo lejos
sus reflejos
qué fantásticos se ven!

Y la niña juega, juega,
nocheriega,
con sus luces de bengala.
¡Ay, qué lujo!
¡Ay, qué gala!
cuando imprime su dibujo
en la alfombra
de la sombra
de la lisa oscuridad!
¡Y a lo lejos
sus reflejos
qué fantásticos se ven!

             VI                                                 inicio diversas

Cuando llegan sus visitas
favoritas,
¡Ay, qué cosas!
¡Qué alegría!
que esta niña se decora,
se atavía
provocante,
con sus joyas más lujosas
¡Y las luce encantadora!
¡Qué desplante!
¡Qué elegante
pincelada,
como fina y delicada
fantasía!

¡Cuántas joyas Coloniales,
cuántos pétreos edificios,
como indicios
de un espléndido historial!
¡Los portales,
comensales
de su eximia Catedral!
¡Y sus templos y Acueducto,
son producto
de la muestra
de cultura
¡Toda nuestra!
¡Qué genial Arquitectura!

Cuando llega el visitante,
¡Qué aventura!
¡Qué desplante!
mi ciudad, interesante,
se decora
¡Provocante!
¡Fascinante!
con sus joyas más lujosas
¡Y las luce encantadora!
¡Qué elegante
pincelada,
como fina y delicada
fantasía!

Y la niña se atavía
cuando llegan sus visitas
predilectas,
con las joyas más selectas,
con sus joyas favoritas.
¡Y las luce vanidosa!
¡Qué desplante!
¡Qué chiquilla jactanciosa!
¡Qué elegante
pincelada
para tal coquetería,
como fina y delicada
fantasía!

             VII                                                 inicio diversas

Ya la niña está crecida,
¡Ya no es niña!
Ya la vida
desaliña
sus facciones infantiles
tan sutiles;
pero en cambio, ¡Qué ganancia!
¡Qué mujer encantadora,
toda llena de arrogancia!
¡Quien la ve ya se enamora!
¡Quien la mira,
en fantástico embeleso
le suspira,
y rendido
le dedica leve beso.

Ha crecido.
Ya no queda ni una seña,
ni un indicio,
de cuando era aún pequeña.
Mi Morelia es tan extensa,
que la bruta lontananza
tributando su alabanza,
recompensa
sus fronteras
con las frágiles praderas,
diluidas
en las faldas relamidas
de sus cerros.

¡Qué ciudad encantadora!
¡Quien la ve ya se enamora!
¡Quien la mira,
en fantástico embeleso
la corteja,
le suspira!
¡Quien la deja
sólo piensa en el regreso!
Mi Morelia que se expande
desde el cerro del Punhuato
hasta el tímido Quinceo,
¡Ya es muy grande!
¡Que aparezca en el retrato!
¡Mi ciudad está de fiesta!
¡Qué recreo!
¡Que le canten en orquesta
los genuinos Morelianos!

Y la niña ¡Ya no es niña!
Ya la vida desaliña
sus facciones infantiles
tan sutiles.

Índice principal Poesías                                    inicio diversas

       ELISEO ALBOR

A don Eliseo Albor, ínclito maestro que cuando yo
deambulaba indiferente a la poesía, me despertó y
me puso delicadamente en el camino de los versos.

Sin métrica ni rima por la vida
llegué a mi pubertad, en la que había
verónicas de seda y fantasía,
plasmadas en quimérica corrida.

Horas de ingenuidad inadvertida,
cuando ni un Garcilaso conocía;
mas la Divina Voluntad, un día
cruzóme por su célebre avenida.

Los versos del Marqués de Santillana,
con el canto de etérea lejanía,
escuché de su boca una mañana.

Y como aquel que se enamora un día
al conocer a su jovial serrana,
¡Me embelesé también de la poesía!

Índice general Poesías                                  inicio diversas

          ACRÓSTICOS

        MARTHA

M e queda tu recuerdo en mi camino
A hora que te vas inexorable
R espondiendo al mandato del destino.
T u pícara sonrisa incomparable
H a de quedarse en mi recuerdo aparte,
A rrancando un suspiro al recordarte!

        LUCERO

L levas en tu sonrisa que arrebata
U na extraña belleza encantadora,
C omo dulce canción de serenata.
E res la flor etérea que enamora,
R ara y sensual, como la rima grata,
O diáfana, tal vez, como una aurora.


        ROSA       (A mi esposa)


R asgué mi pecho para ver adentro,
O objeto loco de encontrar mi Diosa;
S olo encontré mi corazón... y al centro,
A llí en el fondo florecía una Rosa.

 

       CRISTINA

C uando tu boca delicada y pura
R ecita colosal una sonrisa,
I nspira misteriosa la ternura
S ublime que tu rostro simboliza.
T u boca y tu mirada tan divina
I nspiran un torrente de ternura!
N o sé por qué, no sé, pero Cristina,
A rrancas tú un suspiro de ternura!

Índice general Poesías                                   inicio diversas

       NI UNA MÁS

Cuando cansado de escribir me mande:
"¡El libro de mis versos ya no se abra!"
cumpliré con carácter mi palabra,
porque es mi voluntad viril y grande.

¡Arrojaré mi pluma y que las llamas
de mi nostalgia vuélvanla pavesas:
aunque quede mi vida en mis tristezas
como nido sin ave entre las ramas!

Índice general Poesías                                   inicio diversas

     PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO

Año con año en su final compruebo
que la inercia social del mecanismo,
lleva a la humanidad siempre a lo mismo
en sus propósitos del año nuevo.

"A partir de mañana me renuevo",
juran todos con tanto rigorismo,
repitiendo el romántico modismo
tan dicho en su pretérito longevo.

Uno tras otro al levantar la copa,
igual que en sus propósitos de antaño,
prometen renovarse hasta la ropa.

¡Fantástica ilusión del autoengaño!
pues nadie cambia en la mundana tropa
¡y lo mismo dirán al otro año!

                           Diciembre de 2002

Índice general Poesías                                   inicio diversas

      "GRACIAS A DIOS"

Triste la vi morir...¡tan lentamente!,
hecho un infierno su final la vida,
cargando injusta cruz, inmerecida,
por haber sido buena solamente.

Cuando fue de salud su vida fuente,
"Gracias a Dios", decía agradecida;
y ahora en su calvario sumergida
¿ Gracias a quién, no hay nada que la aliente?

Devota de su Dios "tan bondadoso",
cumplió sus mandamientos..., y engañoso
Aquél correspondió con fin atroz.

¡Cómo sufrió mi madre siendo santa!
¡ Cuánta desdicha y desventura, ay, cuánta!
y todo nada más... ¡Gracias a Dios!

Índice general Poesías                                   inicio diversas


      LA CASA VACÍA

Entré a tu casa y la encontré vacía,
y al buscar tu mirada cariñosa,
como un desierto que el calor destroza,
inmensa soledad nomás había.

La misma casa donde yo vivía
cuando mi juventud era gozosa,
como una tumba abierta sin su losa,
así quedó de solitaria y fría.

Vuelvo todas las tardes... y cuando entro
buscando tu sonrisa, Madre mía,
en mi recuerdo nada más la encuentro.

Allí está tu morada todavía,
convertida sin nadie ya por dentro
en una religión sin Dios, vacía.

Índice general Poesías                                   inicio diversas


         QUÉDATE EN TU FOSA

Quédate a descansar allí en tu fosa,
tú que tanto sufriste, Madre mía,
pues sólo allí bajo la tierra fría
no escucharás promesa mentirosa.

No tengas tentación de entrar al cielo,
pues te van a engañar como en la vida,
¡Inexistente tierra prometida
con sólo espinas invadido el suelo!

¿Cómo fuiste a creer, no me lo explico,
en ese dios del cielo, bondadoso,
en padre protector y cariñoso
en la voz de un tumulto merolico?

¡Cuánto dolor el tuyo, Madre mía,
sin que jamás el dios de los relatos,
traidor al que cumpliste sus mandatos
tuviera compasión en tu agonía.

Aquel crucificado en el Calvario
cuya tortura fue de solo un día,
en profanante y mística osadía
está erigido en mártir legendario.

En cambió tú, sufrida Madre mía,
fueron cuatro tus años de tormento,
viviendo sin vivir y sin aliento:
cuatro fueron tus años de agonía.

Con el supuesto dios del paraíso,
¡ay, cuánto te engañaron sus vicarias,
y a pesar de sus ruegos y plegarias
su sentencia cambiarla nunca quiso!

Por eso, Madre, quédate en la fosa
donde tendrás descanso verdadero,
no viajes hacia el cielo carroñero
creyendo en una eternidad dichosa.

Espérame un momento, Madre mía,
que no te dejaré en el abandono,
cuando yo muera buscaré por trono
tu fosa para hacerte compañía.

8 diciembre 2009      

Índice general Poesías                                   inicio diversas

         BÁJATE DE ESA CRUZ

¡Bájate de esa cruz, basta de farsa,
que no eres redentor ni mártir santo!
no quieras convertirme en tu comparsa,
ni que te adore como el pueblo tanto.

¡Arráncate los clavos y desciende
de esa cruz de madera apolillada,
tu sacrificio por amor me ofende
como beligerante bofetada!

¿Pensaste que al morir crucificado
nadie tanto en el mundo sufriría?
¡Ay, cuántos que sin culpa ni pecado
su vida fue una noche, nunca día!

Aquella inquisición llamada “santa”
¡cómo martirizó sin miramientos!
y sin embargo ninguno te suplanta
ni se erige por Dios en los conventos.

¿Cuánto tiempo sufriste, dime cuánto?
¡qué plañidero... ni siquiera un día!
cuando mi madre en infernal quebranto
cinco años pasose en agonía.

Y María, tu madre inmaculada,
que inmeritoriamente se levanta
como divinidad santificada,
cuando mi madre mucho más fue santa.

Por eso, ¡baja de tu cruz, farsante,
y vete de los templos no sé a dónde!,
que tu divinidad impresionante,
ese sitio a mi madre corresponde.

Índice general Poesías                                   inicio diversas

No soy hijo de Dios   

Índice general Poesías                                   inicio diversas

mi diez de mayo  

Índice general Poesías                                   inicio diversas

Índice general Poesías                                   inicio diversas


  HABLAN LOS VIVOS POR LOS MUERTOS

Dejen de hablar los vivos por los muertos,
dejadlos, por favor, en su reposo,
¿acaso pretendéis con vuestro acoso
que el ciego mire lo que no los tuertos?

¿Cuándo supisteis que los ya finados
disfrutaran la música del vivo,
o siguieran teniendo algún motivo
para gozar estando sepultados?

Pero los vivos van solicitantes
para su muerte todos sus anhelos:
"Que no haya en mi sepelio desconsuelos
y que me entonen mis canciones de antes".

"Yo quiero cuando muera, el uno clama,
que en la tierra sepulten mis despojos",
y el otro, demandando sus antojos:
"Que me devore el crematorio en llama".

"En mi ataúd que pongan mi guitarra"...
"Y a mí el trofeo que gané en concurso"...
"No quiero al sepultarme ni un discurso"...
"Que guarden mis cenizas en la jarra"...

"Que mis cenizas fertilicen huertos"...
"Que mi pavesa vuele con el viento"...
"Dejadme de lombriz ser su alimento"...
son las voces de vivos por los muertos.

Así van pregonando por su vida
lo que quieren que se haga cuando mueran,
como si ya cadáveres supieran
que toda petición les fue cumplida.

El vivo cree sentir como difunto
en un estúpido reemplazamiento:
le pone al muerto voz y sentimiento,
cuando éste ya es materia inerte. Y punto.

Por eso yo cuando en la caja yazca
despojos hecho que de vivo fueran,
hagan en mi sepelio lo que quieran,
pueden hacer de mí lo que les plazca.

¿Pues cuándo los dormidos van despiertos?
¿O cuándo van los sordos escuchando?
Las voces del panteón van murmurando:
Dejen de hablar los vivos por los muertos.

Índice general Poesías                                   inicio diversas

 AL DOCTOR FERNANDO SILVA BARRERA

                       Al cumplir 100 años de gloriosa existencia

Corre en su sangre la afición bravía
por un traje de luces y muleta,
por un toro encastado que acometa
y al que con un doblón lo desafía.

Historia con el verso de poesía
escrita con la pluma de poeta,
igual que al pasodoble la trompeta
al unísono canto en armonía.

Un ángel de la guarda generoso
de aquellos maletillas, carne abierta,
caídos en abandonado coso.

Historia secular que va en su espuerta
La Gitanilla, redondel famoso,
ˇSaliendo en hombros por la grande puerta!

                                         23 de junio de 2020

Índice general Poesías                                   inicio diversas



 SANTOS MILAGROSOS

Va por la calle procesión devota
cargando un barro que parece humano,
sólo su fe en divinidad ignota
los hace ver prodigios de su mano.

Todos pregonan que la estatua ha hecho
en su vida milagros y favores,
y van agradeciendo a todo pecho,
cuando se curan solos sus dolores.

En cambio, cuando la escultura sorda
no escucha rezos y cadáver fue,
toda ley natural su Dios desborda
y a falta de razón, está la fe.

Índice general Poesías                                   inicio diversas



      Autor: Luis Castro Pérez
       4lcastro9@gmail.com
      Morelia, Mich. México